El mismo Dios que creó el cielo y tierra, el que sostiene las estrellas y el universo entero, tiene nuestro mundo en Sus manos. Qué confianza más segura podemos tener al saber que estamos en manos del que nos hizo, de Aquel que nos amó y dio Su vida por nosotros.