La oración abre puertas, mueve montañas derrumba muros y liberta, es alimento para el alma y sustento para el espíritu.